Consejos para Comprar un Caballo

Consejos para Comprar un Caballo

  1. Ten un objetivo claro de lo que estás buscando: el color del caballo, la raza, disciplina que vayas a practicar, quién lo va a montar (alguien experimentado, un niño o alguien de mucha experiencia), el dinero a gastar, si lo quieres con experiencia o joven para hacerlo tú mismo, si quieres un caballo entero o castrado o una yegua. Entre más detallado tengas lo que quieres más fácil te será encontrarlo y menos problemas tendrás. Hazte una imagen de tu caballo ideal.                                                                                                                                                                   
  2. Ten claro la edad y el sexo del caballo que buscas: si es la primera experiencia, lo recomendable es que sea un caballo de unos 8 años ya domado. Nunca un potro sin domar, ya que requiere alguien con mucha experiencia. Las yeguas o machos castrados son más tranquilos que los machos enteros.                                                                                                                                                                           
  3. Comprar a profesionales. Los profesionales ya sean del mundo de la equitación, las carreras o la charrería siempre te ofrecen más garantías a la hora de poder tener algún problema. Cuidado con comprar caballos en las ferias o a través de videos.                                                                                                                                                                  
  4. Ve a ver todos los caballos que reúnan las condiciones que a ti te interesen.                                                                                                              
  5. Ve a ver el caballo que te interese tantas veces como necesites.                                                                                                                                               
  6. Mira detenidamente el físico del caballo. Pide que coloquen el caballo sobre una superficie nivelada y camina alrededor de él a una distancia segura. Observa su comportamiento: ¿está relajado o tenso, parado o moviéndose? ¿Es fácil de manejar y la persona que lo muestra está relajada a su lado? Mientras estés mirándolo, echa un vistazo a su boca buscando si tiene bordes afilados, la evidencia de los dientes de lobo y la conformación general de la boca. ¿Es pequeña o grande, carnosa o estrecha y hay alguna anomalía que puedas ver? A continuación, haz un examen de todo su físico, busca si hay cicatrices, bultos ó protuberancias.                                      
  7. Móntalo tú mismo. Monta al caballo en diferentes locaciones. Así puedes ver si el caballo es asustadizo, tiene mañas o malos comportamientos.                                                                                                                                                                                                                                                                      
  8. Haz peticiones específicas: No hay nada de malo en decir: «Me gustaría ver al caballo en su cuadra cuando llegue», o «No quiero que se le monte antes de que yo llegue».                                                                                                                                                                         
  9. Solicita siempre la documentación del caballo (registro, pasaporte) y verifica que coincide con el ejemplar. Esto confirma una serie de cosas.  Consulta la edad y los orígenes del caballo. A veces un vendedor que tiene muchos caballos puede cometer errores en detalles importantes.                                                                                                                                                                            
  10. Un caballo puede tener mayor valor por la educación que tenga, lo que sabe hacer, así como por las líneas de sangre y genealogía que se indican en sus documentos.                                                                                                                                                                              
  11.  ¿Te gusta el caballo? Has mirado el caballo y sientes que más o menos coincide con tus criterios. Si bien es verdad que no habrá un caballo que coincida con todos los puntos de tu lista, hay una última pregunta fundamental que debes hacerte: ¿te gusta? Incluso, ¿te encanta este caballo? Si la respuesta es «si pero…», probablemente es porque debes seguir buscando.                                                                                                               
  12. Revisión Veterinaria. Una vez seleccionado el caballo, y previo a concertar la compra, realiza siempre una revisión veterinaria, y pregúntale al mismo cualquier duda que te pueda surgir.                                                                                                                                      
  13. Toma radiografías de las 4 patas. Pide a tu veterinario que le tome radiografías a las 4 patas. Los caballos pueden estar infiltrados o con analgésicos en el día o días en que lo visitaste y montaste. Para la seguridad de tu inversión se requiere ver cómo están en condiciones los huesos de las manos y patas. Nunca dejes pasar este punto aún te diga tu veterinario que está en buenas condiciones. Pide que tomen las radiografías en tu presencia y que te las interprete un profesional veterinario. Con eso te ahorras muchos problemas.                                                                                                                                                                                            
  14. Jamás des dinero por adelantado ni des dinero para apartar un caballo. No te dejes presionar por el vendedor, toma tu tiempo para ver al caballo varias veces, montarlo y estar contento con la decisión de compra. Si algo te hace dudar confía en tu intuición.                                                                                                                                                                                                                                
  15. Solo compra un caballo a quién te de confianza. En los caballos y en la vida, algunas personas son confiables y otras no. Es tan simple como eso. Todos los vendedores de caballos del mundo tendrán a alguien que no esté contento con un caballo que le compraron. Sin saber los entresijos de todo lo sucedido, es imposible saber quién tuvo la culpa, pero si escuchas repetidamente cosas negativas de un vendedor, recuerda esta información.                                                                                                                                                                                 
  16. Las prisas siempre son malas aliadas, cuando ya nos hemos decidido a comprar un caballo, y ya sabemos lo que eso significa, a algunas personas les entra una ansiedad que puede producir resultados indeseables por tomar decisiones equivocadas, así que la primera regla es: tranquilidad.                                                                                                                                                                                         
  17. Contrato de compra – venta. Intenta reflejar en el contrato un periodo de prueba prudencial.                                                                                   
  18. Pago. Intenta negociar pagar en dos pagos y que te incluyan el transporte.                                                                                                             
  19. Preguntas adicionales. Pregunta qué come el caballo, cuantas veces al día y la hora en que come, vacunas que tiene y las fechas en que se las pusieron, hace cuanto se desparasitó y si tiene algún cuidado especial. También asegúrate que te digan con qué equipo se monta y el trabajo diario que le dan.                                                                                                                                                            
  20. Traslado, cuidados y manutención. Recuerda que además de comprar un caballo necesitas dinero para cuidarlo, mantenerlo y entrenarlo así que asegúrate de no gastar todo tu dinero.                                                                                                                                           
  21. Cuida y quiere a tu caballo. Recuerda que tu caballo es un ser vivo que requiere tu atención, cuidado y amor. Ellos son muy sensibles, no lo dejes sin trabajar o salir de su caballeriza, revisa que coma bien y a las horas exactas, ten siempre un veterinario al que puedas llamar por cualquier emergencia y recuerda que tu caballo bien cuidado será tu mejor amigo.                                                                                                                                                             
  22. Compra siempre convencido de lo que haces.                                                                                                                                                             

                                                                                                 ¡Feliz Compra! 

Compartir por

Share on facebook
Facebook